Como profesor en la Escuela

100_2905En octubre de 1995 opté a una plaza de Profesor Titular de Escuela Universitaria Interino en el Departamento de Ingeniería Geológica, dentro del área de Mineralogía, la cual obtuve. Con ello colmaba una aspiración que tenía desde antes de acabar la carrera, ya que tenía claro que la docencia universitaria era a lo que quería dedicarme, y aún mejor si era en mi querida Escuela de Minas.

Posteriormente me presenté a una plaza de Profesor Titular de Universidad en el mismo departamento (actualmente Departamento de Ingeniería Geológica y Minera), de cuya oposición me examiné con éxito en marzo de 2003, que es la que ostento en la actualidad.

Dados los diversos aspectos de mi vida como profesor en la Escuela, diferenciaré tres apartados de la misma: docencia, investigación y gestión.

  • Docencia

He disfrutado mucho todos estos años, en los que he impartido docencia en diversos planes de estudio de Ingeniería de Minas (Plan 83 y Plan 96), en titulaciones entonces nacientes en nuestro Centro (Ingeniería Geológica e Ingeniería Técnica de Minas), en asignaturas pertenecientes a otros títulos de la UPM (Licenciatura en Ciencias Ambientales) y en los nuevos Grados (Grado en Ingeniería en Tecnología Minera, Grado en Ingeniería Geológica y Grado en Ingeniería en Recursos energéticos, Combustibles y Explosivos).

DSC_0110Me parece innecesario y aburrido hacer una relación de asignaturas. Prefiero comentar los aspectos en mi opinión más destacados. Así, la relación directa con los alumnos y la puesta en comunicación de lo enseñado con la realidad industrial constituyen para mí la principal motivación de mi trabajo. Por ese motivo, además de las clases teóricas, siempre me han gustado especialmente las prácticas, tanto en laboratorio como en campo. Particularmente, la organización de salidas para los alumnos es una de mis actividades predilectas. Y no me refiero únicamente a las regladas. Considero una de mis mejores experiencias como profesor la organización, conjuntamente con los Prof. Calvo, Baquero y Castilla, en sucesivas épocas desde 1997 hasta 2012, del Seminario de Materiales de la Tierra. En él se han venido organizando actividades formativas, tales como conferencias, charlas, jornadas, salidas al campo y viajes de prácticas, en un formato completamente voluntario, abierto a estudiantes de todas las titulaciones y cursos, y con participación de éstos en la gestión de las mismas. La idea que ha permanecido es que la asistencia esté únicamente motivada por las ganas de aprender, de conocer el mundo profesional que espera a la finalización de los estudios y de compartir experiencias con compañeros de la Escuela. Así, en los viajes y salidas se han visitado todo tipo de emplazamientos naturales (yacimientos, formaciones, cuevas…) e instalaciones industriales (minas, canteras, plantas de tratamiento y producción,…) relacionados con las enseñanzas que se imparten en la Escuela, con un carácter decididamente multidisciplinar. He de decir que ha sido posible gracias a la desinteresada colaboración de muchos antiguos alumnos, frecuentemente participantes en anteriores ediciones, de forma que se fueran creando lazos entre distintas generaciones de compañeros, que ya han dado lugar al establecimiento de relaciones en el ámbito laboral.

100_1079Otra faceta que considero de gran importancia es la colaboración en la organización y tutoría de las prácticas en empresa, así como la dirección de proyectos fin de carrera, tantas veces relacionados con aquéllas. Para ello, y con el fin de que se desarrollaran en temas lo más cercanos en lo posible a la realidad, he utilizado para estos fines mis relaciones en el ámbito profesional, tanto a través del LOEMCO como de mi colaboración con las Cátedras-Empresa ANEFA y CEMEX y otros campos relacionados con las rocas y minerales industriales en general y los materiales de construcción en particular. Es para mí una gran satisfacción ser uno de los profesores que más proyectos fin de carrera ha dirigido en las distintas titulaciones (más de 70), ya que considero de gran relevancia formativa un buen PFC. Por otra parte, la estrecha relación que se establece entre el alumno y el profesor constituye una fuente de enriquecimiento mutuo y en no pocas ocasiones el punto de partida de entrañables lazos de amistad, que en muchos casos abren la puerta a futuras colaboraciones que puedan ser útiles a nuevos alumnos, con lo que en mi opinión se cierra el ciclo del aprendizaje.

Por último, en el campo docente considero digna de mencionar mi participación en la impartición de cursos y másteres de ámbito internacional, fundamentalmente en países iberoamericanos, tales como Brasil, El Salvador, Honduras y Guatemala, entre otros.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *